El Grito en la plaza de la Merced

El Grito en la plaza de la Merced.

Septiembre 15, 2011

Del grito ya se sabe, la fiesta mexicana de independencia, música, comida, sentimiento de mexicanidad creciente. Así en México y así en cualquier lugar del mundo donde hay mexicanos. Crecimos con ese fervor patrio a pesar de que hace muchos años que México no es precisamente un país modelo en muchos ámbitos y sus gobernantes e instituciones sólo hacen que mostrar la peor cara de nuestra humanidad.

Igualmente hay que contar la historia de este momento en Barcelona porque ha llevado tiempo que sea lo que hoy es, un evento multitudinario que se organiza en el Poble Espanyol. Antes no había un sitio en concreto para celebrar los dias de fiesta mexicana, lo celebraban los restaurantes y el consulado en su residencia. No había actos y expresiones de los civiles que vivimos aquí y desde el Mariachi Semblanza fuimos abriendo esos espacios, encontrando esos vinculos institucionales que hoy en dia son los que al hacerse fuerte muestran una cara de colectivo sólido a toda la ciudad.

Ser mexicano en el mundo siempre ha sido una carta que abre puertas y corazones en el  mundo, que despierta pasiones por sus ricas tradiciones y música, y desde hace años ya. Es un peso ser mexicano por ahí porque hay que llenar esas espectativas… Cantar, reir, bueno pa la fiesta y las serenatas… Es como ser cubano, hay que saber bailar. Se ha de beber tequila, en fin el bien y el mal que nos hacen los estereotipos a los individuos. Porque a veces hay que oir que uno es muy de su oaís y aveces que ni pareces de tu tierra. Claro, porque todo mundo sabe lo que es ser mexicano, menos uno mismo.

Así pues , en este caminito hacia encontrar espacios para ser quien somos sin dejar de serlo se fue creando, inventando. Nos reinventamos como nosotros mismos, aunque eso no signifique  lo que debería, aunque nos haga ser o ver lo que los demás esperan de unos mexicanos viviendo fuera y hacer ese esfuerzo de ser tan complejos como es la realiad mexicana en sus autonegaciones y la reproducción de su iconeidad…

Así el grito, así la independenci que nos llevó a nuestras propias fauces.

0 Comentarios

Atrévete en ser el primero en comentar

Escribenos algo

Tu correo electrónico jamás será publicado. Puedes leer nuestra política de privacidad si quieres conocer el tratamiento que daremos a tus datos personales.