Altar de Muertos

Ofrenda para altar de muertos

El día de muertos:

En México es muy importante la tradición del día de muertos, los días de todos santos.

Esta tradición es la perfecta muestra de lo que podríamos llamar el pensamiento mestizo que se caracteriza por la conjunción y reinterpretación de elementos culturales de la América prehispánica, la España católica y el México moderno.

El 1 y 2 de Noviembre son días de fiesta en la que los vivos convivimos de nuevo con nuestros seres queridos y ancestros muertos, son días en que ofrendamos en un altar con comida y todo aquello que les gustaba, a los espíritus de nuestra gente.

Los elementos del altar:

Los altares están conformados por flores, agua, licor, comida especial, cigarros, pan de dulce, café y por supuesto, música. La música es un elemento que no puede faltar en una celebración de esta índole y en nuestro país el mariachi interpreta la gran mayoría de estas canciones que nos han acompañado a lo largo de nuestras historias de vida.

En estos días también hay una tradición muy extendida que es la de las calaveritas poéticas.

Versos rimados:

Son versos rimados que hablan de los vivos como si estuvieran muertos y en clave de humor, este tipo de escritos se publican por todo el país en los diarios hablando de personajes famosos y políticos nacionales e internacionales.

Nosotros ponemos la música en vivo:

En este servicio nosotros ofrecemos la música mexicana al pie del altar con las peticiones que pudieran haber sido del agrado del difunto y la composición de calaveritas personalizadas para personajes que participen en la fiesta.

Les dejo una muestra de calaveritas que escribí para el mariachi hace algunos años.

La muerte buscó una ayuda
Pa’l charco poder cruzar
Viajó rauda, sin chistar
En Iberia la huesuda
Como la mata de ruda
Que amarga hasta la esperanza
Quiso, como es la usanza
Tener música en su fiesta
Y pensó en llevarse a cuestas
Todo el mariachi Semblanza

¡Con los violines primero!
Se dijo, y vio a marina
A Alejandro y a Cristina
Porque los juzgó más nuevos
Se pensó que eran un juego
Que más fácil ni en la escuela,
Como apagar una vela,
Pero cuando no miraba,
Una, dos y tres patadas
Ya le había dado Gabriela

Y la muerte amilanada
Su guadaña fue a traer
P’acordarse del deber
Y tareas encomendadas
Como no lograba nada
Cogió el móvil y marcó.
En ruda tarea se embarcó
Llamándole a Alejandra
Que entre gritos le dijo anda…
Y a pasear me la mandó

Más no cejó en su propósito
Y continuó su cruzada
Se dijo que en la alborada
De su plan tendría un diagnóstico
Como un sueño pitagórico
Por el jefe iría ahora
Al cantar l’ave canora
Miguel Ángel ya caería
Pero a él lo defendían
La chiquis, Boris y Lenora

La tristeza la embargaba
Se rumiaba su fracaso
Y pensó que en el ocaso
La suerte la traicionaba
Ya casi que lo dejaba
Y se volvía pa su cuartel
Cuando entonces Juan Manuel
La dejó maravillada
Pero otra enamorada
Daba buena cuenta de él

La decepción era grande
Y a Felipe oyó cantar
Una canción que a llorar
La invitaba en ese instante
El cielo invitó galante
Que bebiera manzanilla
Más llegó con el tequila
Juan Carlos cantando recio
Y se le sumó Demetrio
Que la convidó enseguida

Esa fue su primera vez
En que así le sucedió,
Manolo se compadeció
Y le cantó la petenera
Desde entonces parrandera
Esta muerte se volvió
Con José Alfredo lloró
Cada día se emborrachaba
Y los mariachis la buscaban
Pa’cantarle su canción

Atrévete en ser el primero en comentar

Escribenos algo

Tu correo electrónico jamás será publicado. Puedes leer nuestra política de privacidad si quieres conocer el tratamiento que daremos a tus datos personales.